Los divorcios de conveniencia


divorce conveni

A través de estas líneas pretendo alertar de la deriva surgida alrededor de este curioso fenómeno, nacido como consecuencia de la actual crisis económica de la que casi todos, en mayor o menor medida, somos víctimas.

Estoy hablando de esas parejas asfixiadas por las deudas que fingen una ruptura afectiva para salvar de los embargos judiciales sus bienes más valiosos, principalmente el domicilio conyugal. Así, mientras una de las partes asume las deudas y algunas pertenencias sobrevaloradas, la otra pone a buen recaudo el contenido patrimonial más relevante.

El trámite es rápido y no entraña excesiva dificultad. Basta con hacer dos lotes de gananciales, firmar el documento correspondiente y presentarlo en el Juzgado. La pareja se divorcia legalmente y listo. Sin embargo, el hecho cierto es que ambos siguen conviviendo con normalidad y, con permiso de los detectives privados contratados por los económicamente afectados (y burlados), nadie tiene por qué enterarse. Además, en el hipotético caso de ser descubiertos, ¿quién puede reprocharles que se estén dando una segunda oportunidad?
A priori, parece tan simple como un juego de niños. Pero, en honor a la verdad –y también a la legalidad–, no es tan sencillo como parece. Existen cuestiones técnicas ineludibles para salvaguardar el equilibrio y dotar al procedimiento de cierta credibilidad, sin olvidar ulteriores obligaciones fiscales. Para ello, resulta básico el asesoramiento de un experto en la materia. En caso contrario, se estaría coqueteando con la ilegalidad y hasta con el delito y conviene no olvidar que la mentira tiene patas cortas.

Extraído de http://www.laopinion.es/

Preguntas más frecuentas al iniciar un proceso de divorcio


bosanma-5

¿Qué requisitos hacen falta? Llevar tres meses casado. No hay que alegar motivo alguno.

¿Cuál es el primer paso? Hay que presentar una demanda, así que hace falta abogado y procurador. Si los dos cónyuges están de acuerdo, se presenta una única demanda con el convenio que regula los efectos del divorcio. Si no hay acuerdo, uno de los cónyuges presenta la demanda con sus peticiones y se abre un procedimiento contencioso para que se celebre un juicio oral en el que el juez decidirá según lo alegado y probado por cada parte.

¿Influye tener hijos? Sí. Si hay hijos menores o dependientes, en el convenio regulador del divorcio han de incluirse acuerdos respecto a la custodia, las visitas, la pensión alimenticia… En Catalunya se exige acompañar la demanda de un plan de parentalidad específico que detalle desde cómo se comunicarán los niños con el progenitor con quien no vivan, hasta cómo se decidirán sus actividades extraescolares o los lugares de vacaciones, entre otras cuestiones (veáse información de apoyo). También hay que presentar algunos papeles más, como el certificado de nacimiento de los hijos.

¿Es un proceso rápido? ¿Cuánto tarda? Depende de la facilidad de los cónyuges para ponerse de acuerdo, de que haya o no hijos (lo que determina la intervención o no de un fiscal) y de la carga de trabajo del juzgado que resuelva. Si una de las partes entorpece y alarga el proceso, la otra puede solicitar al juez que adopte medidas provisionales sobre el uso de la vivienda, los hijos… En los divorcios más sencillos –de mutuo acuerdo y que el fiscal no ponga pegas a los pactos sobre los hijos–, el plazo oscila entre uno y tres meses. Es efectivo desde la fecha de la sentencia.

¿Cuánto cuesta? Varía mucho en función de las circunstancias de cada matrimonio. Divorciarse de mutuo acuerdo es más barato, porque si se abre un procedimiento contencioso se multiplican las visitas al abogado para preparar el juicio, hay que justificar lo que se pide en la demanda… Pero también un divorcio pactado puede costar 300 o 3.000 euros en función de si los pactos están claros desde el principio o los abogados han de mediar mucho, de si hay bienes en común y se quieren adjudicar y registrar a nombre de cada uno, de si hay o no hijos… Al pedir presupuesto conviene asegurarse de qué incluye, pues hay abogados que dan un precio “todo incluido”, otros que facturan a parte los gastos de gestión de documentos o los honorarios del procurador –algunos cobran según la cuantía de la pensión, otros una cuota fija–, o que cobran en función del patrimonio recibido. Y algunos precios que se ofertan en internet son por cónyuge. Un divorcio sencillo, sin bienes ni hijos, cuesta a partir de unos 360 euros por internet o 600 con visitas presenciales.

¿Da igual dónde te divorcias? No. La ley que regula cómo se tramita el divorcio es común en toda España, pero el contenido del divorcio depende de normativas autonómicas. En Catalunya rige el Código Civil catalán. Tampoco uno puede elegir dónde se divorcia. La demanda se presenta donde esté el domicilio familiar, y si la pareja ya vive separada, donde corresponda al domicilio del demandado. Si hay hijos, el lugar lo marca su residencia.

¿Puedes divorciarte a distancia, por internet? Aunque el divorcio sea de mutuo acuerdo hay que acudir siempre al juzgado para ratificar el convenio. Si los cónyuges viven en ciudades diferentes puede pedirse que a cada uno le citen en los juzgados de su localidad, pero eso alarga el proceso. Sólo se puede evitar ir al juzgado si se reside en el extranjero y se dan poderes al procurador a través del consulado español. El resto de trámites –contactar con el abogado, enviar la documentación, redactar el convenio…– pueden hacerse on line o por correo.

¿Es posible divorciarse por internet si hay hijos? Sí, aunque los abogados aconsejan cuidar mucho que las condiciones que se pactan para su cuidado y manutención tengan en cuenta las circunstancias de cada uno y la casuística que pueda presentarse en el futuro, sin caer en la tentación de rellenar un acuerdo estándar. También hay que asesorarse sobre si esos pactos serán aceptados por el fiscal, y que no supondrán costes tributarios innecesarios o no fomentarán la conflictividad.

¿Tiene las mismas garantías un divorcio por internet? Sí, y quienes ofrecen estos servicios aseguran que si el precio es mucho más bajo es porque exige menos tiempo al abogado, reduce horas de visita en el despacho, evita acompañar al cliente al juzgado… No obstante, algunos letrados advierten que cuando los pactos no están claros y se requiere mediación o se tienen muchos bienes para repartir es mejor un abogado presencial. También reiteran el riesgo de asumir convenios estandarizados, la importancia de pedir el presupuesto por escrito y de revisar el número de colegiado y la sede social del abogado.

¿Puede pactarse lo que uno quiera? No. En los divorcios de mutuo acuerdo hay gran libertad de pacto pero siempre que no sea muy perjudicial para ninguna de las partes. Si hay hijos, por ejemplo, no es posible acordar que no se les pagará pensión.

¿Hay que pagar algo al cónyuge? La ley reconoce una serie de derechos derivados del matrimonio que hay que pactar en el divorcio: el uso de la vivienda familiar, una pensión para el más perjudicado por la ruptura y una posible compensación por la dedicación al hogar. Si el divorcio es de mutuo acuerdo los jueces aceptan que no se den estas compensaciones. Si no hay acuerdo, exigen cantidades en función de la diferencia patrimonial de los cónyuges, de los años de matrimonio o de la edad (véase información sobre el convenio regulador).

¿Quién decide la custodia de los hijos? Pueden pactarla los padres, pero el fiscal revisará que los pactos son apropiados y que no perjudican a los niños.

¿Cómo se calcula la pensión para a los hijos? Depende en gran medida del poder adquisitivo de cada uno, de cuánto tiempo pasan con cada progenitor, y de que haya acuerdo en la pareja, aunque los jueces utilizan unos baremos o tablas de referencia que varían según la localidad. Como este dinero tiene un beneficio fiscal para quien lo paga, los jueces revisan que no sean cantidades desorbitadas para los gastos de manutención –alimentos, vestido, educación, ocio y sanidad–, pero en el convenio pueden pactarse otros pagos adicionales si se desea. La capacidad adquisitiva de los padres también cuenta en la custodia compartida, en la que los gastos no se sufragan al 50% sino en proporción de los ingresos de cada progenitor. También computan como pensión pagos en especie como facilitar la vivienda donde vivirán o pasar más tiempo con ellos. A la hora de pagar, es importante dejar constancia de ello, así que se recomienda hacerlo por ingreso bancario, en una cuenta común para los gastos de los hijos, y diferenciando el concepto por el que se realiza cada ingreso.

¿Hasta qué edad hay que pasar pensión a un hijo? Hasta que tenga independencia económica o acceso al mercado laboral. Si pasan los años y no se preocupa por trabajar se le puede reducir la asignación y sufragar sólo su alimentación, pues el Código Civil regula la obligación de alimentar a un familiar.

Una vez divorciados, ¿Quién decide sobre los hijos? El progenitor que tiene la custodia no puede decidir unilateralmente cuestiones importantes sin consultar al otro porque la patria potestad sigue siendo de los dos. Eso significa que han de consensuar todo lo que afecte a la educación, los cambios de domicilio o los tratamientos médicos, entre otros asuntos de relevancia.

¿Qué implicaciones fiscales tiene el divorcio? El reparto de bienes y los pagos entre los cónyuges y a favor de los hijos tienen consecuencias tributarias, así que conviene asesorarse bien antes de presentar los acuerdos al juez. Por ejemplo, si uno de los dos se queda con la vivienda común, dependerá del valor que pacten en el convenio que Hacienda considere que se ha producido una alteración patrimonial o no. Y si uno recibe como compensación una casa que pertenecía al otro cónyuge, necesitará liquidez para pagar el impuesto de Donaciones o el IRPF correspondiente con una alteración patrimonial. En cuanto a la pensión alimenticia de los hijos, el progenitor que tiene la custodia y la recibe no tributa por ello y el que la paga resta ese dinero de sus ingresos anuales para calcular la cuota de IRPF, luego aplica a la pensión la escala del impuesto y suma ambas cuotas, así que reduce la progresividad del impuesto y paga menos. En el caso de la pensión compensatoria y de la compensación por dedicación a la familia, el cónyuge que paga resta ese dinero de los ingresos a incluir en su declaración de renta, y el que la recibe tributa como salario. Si estas compensaciones se reciben como un único pago y por un matrimonio que duró más de dos años, se aplica una reducción del 40% siempre que no se superen los 300.000 euros.

Fuente: www. lavanguardia.com

La realidad que sigue después de la separación


divorcio-verano

Especialistas consideran que separarse de la pareja es la segunda situación más estresante que puede vivir una persona, después de la muerte de un ser querido.

Está comprobado que más del 90% de las parejas separadas mantienen sentimientos de enojo y rencor meses después de la ruptura, y solo una de cada 10 parejas logra reconstruir una vida satisfactoria. El psiquiatra Arturo Roizblatt cree que las parejas se separan sin pensar en la realidad que van a vivir una vez separados. En su libro “Divorcio y familia. Antes, durante y después” analiza el antes, el durante y el después del proceso, con el fin de reducir los efectos negativos en la pareja, los hijos y la familia.

La evidencia muestra que más del 90% de las parejas separadas mantienen sentimientos de enojo y rencor a los pocos meses de la ruptura. Incluso hay estudios que reflejan que diez años después del divorcio, el 50% de las mujeres y un tercio de los hombres siguen intensamente enojados con sus excónyuges, y que apenas una de cada diez parejas ha logrado reconstruir una vida satisfactoria.

Estas cifras no son sino el reflejo de un proceso que, según los especialistas, es considerado la segunda situación más estresante que puede vivir una persona, después de la muerte de un ser querido.

Otro aspecto que a veces pasan por alto es cómo una separación afectará a todos los involucrados, que son más que la pareja: hijos, padres, familia, pero también relaciones laborales, con vecinos o el colegio.

Pese a lo mal que se termine, siempre está la posibilidad de generar relaciones estables, armoniosas y constructivas.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/

¿Sabías que los regalos de boda hay que declararlos a Hacienda?


boda

El dinero que ingresan los amigos y familiares de los novios en la cuenta que se han creado para este fin tiene que ser declarado en Hacienda. Puesto que estos ingresos son considerados como adquisiciones a título gratuito, es decir, que no hay un intercambio de bienes a cambio, pueden ser considerados como donaciones.

El impuesto sobre donaciones depende de la normativa que tenga cada comunidad, por lo que dependerá de donde vivas la parte de tu regalo de recién casado que se quede Hacienda.

¿Cómo se reparten los gastos de los hijos en caso de divorcio?


extraordinarios

Los gastos que habitualmente tiene un menor en su día a día se dividen, en el ámbito jurídico, en gastos ordinarios y extraordinarios.

Son considerados legalmente como gastos ordinarios: vestido, educación (incluidos estudios universitarios en centros públicos), seguros escolares, cuotas de AMPA, matrícula, transporte, comedor, uniformes, libros… Todos ellos están incluidos en la pensión alimenticia, en el caso de que exista la misma.

Existen otros gastos, también considerados ordinarios, pero que tienen un carácter no usual. Frecuentemente el pago de estos se comparte entre los dos ex cónyuges, un ejemplo son: actividades extraescolares, excursiones, cursos de idiomas, fiestas de cumpleaños o comuniones, gastos de colegios privados… No es obligatorio acceder a pagar estos últimos gastos, pero, en general, se llega a un acuerdo entre los progenitores y se decide compartir su coste. Conviene siempre hacerlo de manera expresa y escrita.

En el caso de que no se llegue a un acuerdo, si uno de los padres cree innecesario tener que realizar ese desembolso, el coste de las actividades corre por cuenta del progenitor que tome la decisión de que su hijo las haga.

Los gastos extraordinarios de los hijos en caso de divorcio son aquellos que sean excepcionales y necesarios, además de los imprevisibles, ya que no se sabe cuándo se pueden necesitar ciertos elementos imprescindibles para el menor.

Los principales gastos extraordinarios son de carácter educativo (clases de apoyo recomendadas por los profesores) o médicos (odontología y tratamientos bucodentales, logopedia, óptica, psicología, gastos farmacéuticos prescritos… y el resto de gastos relacionados con la salud que no estén cubiertos por la Seguridad Social).

Fuente: http://pagina66.com/

Diversas formas de familia numerosa


famil

Por familia numerosa se entiende la que está integrada por uno o dos ascendientes legales con tres o más hijos, sean o no comunes.

Sin embargo, hay otras situaciones familiares que también pueden equiparse al concepto de familia numerosa, como lo son aquellas familias constituidas por:

– Uno o dos ascendientes con dos hijos, sean o no comunes, siempre que al menos uno de los hijos sea discapacitado o esté incapacitado para trabajar.

– Cuando los dos ascendientes fueran discapacitados (con grado de minusvalía igual o superior al 33%), o al menos, uno de ellos tuviera grado de discapacidad igual o superior al 65%, o estuvieran incapacitados para trabajar (por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez), con dos hijos, sean o no comunes.

– El padre o la madre separados o divorciados, con tres o más hijos, sean o no comunes, aunque estén en distintas unidades familiares, siempre que se encuentren bajo su dependencia económica, aunque no vivan en el domicilio conyugal.

Dos o más hermanos huérfanos de padre y madre sometidos a tutela, acogimiento o guarda que convivan con el tutor, acogedor o guardador, pero que no se hallen a sus expensas.

Tres o más hermanos huérfanos de padre y madre, mayores de 18 años, o dos si uno de ellos es discapacitado, que convivan y tengan una dependencia económica entre ellos.

– También se entiende por familia numerosa la formada por el padre o la madre con dos hijos, cuando haya fallecido el otro progenitor.

Para que se reconozca y mantenga el derecho a ostentar la condición de familia numerosa, los hijos o hermanos deberán reunir una serie de condiciones:

  1. Ser solteros y menores de 21 años de edad, o ser discapacitados o estar incapacitados para trabajar, cualquiera que fuese su edad. El límite de edad se ampliará hasta los 25 años de edad, cuando cursen estudios que se consideren adecuados a su edad y titulación o encaminados a la obtención de un puesto de trabajo.
  1. Convivir con el ascendiente o ascendientes, sin perjuicio del caso de separación de los ascendientes.

Para acceder a las ayudas estatales, autonómicas o locales es imprescindible obtener el título oficial que te acredita como familia numerosa de categoría general (tres o cuatro hijos) o especial (cinco o más hijos).  Será la comunidad autónoma de residencia del solicitante la competente para el reconocimiento de la condición de familia numerosa, así como para la expedición y renovación del documento que acredita dicha condición y categoría.

– Fuente: www.arag.es

¿Hay que informar del aval en un testamento?


aval

Mis padres van a hacer testamento y se preguntan si deben señalar que ellos son los avalistas de mi piso.

No es necesario que lo hagan. Ya que al fallecer ellos el aval sigue “vivo” y en caso de dejar de pagar el piso el banco iría a por los bienes de los avalistas.

Existen 4 tipos de donaciones


hands-gift

Tipos de donación

  • Donación (pura): existe una sesión de patrimonio por una de las partes sin motivo o mayor que el de beneficiar al receptor.
  • Donación remuneratoria: sirve para realizar donaciones que compensan cuestiones sin deuda exigible por medio, por ejemplo el cuidado de un familiar joven a un familiar de edad avanzada.
  • Donación condicional: se trata de una donación bastante frecuente en la que el donante incluye requisitos para que la donación se hará efectiva, condiciones determinadas y las cuales no se podrá dar la acción.
  • Donación onerosa: es aquella en la que existe una diferencia en el coste de un producto o servicio y el donante acepta un precio menor entendiendo que dona el resto del valor. Por ejemplo si adquirimos una casa valorada en €200,000 por un precio de €50,000, el donante realizará a favor del comprador una donación por los otros €150,000.

Las donaciones  son irrevocables, sobre el papel son un contrato a todos los efectos, sin embargo como ya veíamos anteriormente existen algunas restricciones e incluso algunas situaciones en las que sí se puede revocar, estas son algunas;

  • Cuando la donación ha excedido más de lo que se puede dar o recibir por testamento
  • Cuando tras la donación de una persona sin hijos el donante resulta tener un hijo incluso póstumo
  • Cuando el receptor incumple con la asunción de cargas sobre lo recibido o condiciones de la donación

Fuente: http://www.finanzzas.com

Las prestaciones de maternidad y jubilación se podrán pedir por Internet


ss

Las prestaciones de maternidad, paternidad, viudedad y jubilación podrán solicitarse por vía telemática próximamente, en virtud de las mejoras que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social tiene previsto incluir a lo largo de este año y el próximo en la página web ‘Tu Seguridad Social’.

Además de poder solicitar y recibir estas prestaciones telemáticamente se establecerá también un simulador de jubilación para los usuarios, y se dará la posibilidad de incluir en la asistencia sanitaria a otros miembros de la familia.

La web, presentada a principios de julio, permite actualmente informarse sobre el tiempo restante para la jubilación o el derecho a otras prestaciones, consultar la evolución de la pensión, obtener certificados de pensión e informes, y solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea.

‘Tu Seguridad Social’ es una web “totalmente intuitiva”, que permite a cualquier ciudadano acceder a cada información con absoluta privacidad, de una forma automática, personalizada y sencilla.

El usuario tiene que registrarse en una Oficina de Información de la Seguridad Social y obtener un código de activación que le permite crear su propia contraseña.

Fuente: http://cincodias.com/

¿Tengo que abrocharme el cinturón de seguridad dentro del taxi?


seatbelt

El Reglamento de Circulación establece que tanto los conductores como los ocupantes de vehículos están obligados a utilizar el cinturón de seguridad.

Pese a ello, el propio Reglamento, en su artículo 119, contempla una serie de exenciones a esta utilización, y una de ellas se refiere al conductor del taxi cuando esté de servicio y dentro de poblado. Si no está de servicio o circula por autopista, autovía o carreteras convencionales deberá llevar el cinturón. Si no llevara el cinturón en una de estas situaciones la Ley de seguridad Vial prevé una sanción grave de 200 euros y la retirada 3 puntos del permiso de conducción.

El pasajero de un taxi, por el contrario, deberá llevar siempre el cinturón de seguridad, a no ser que tenga algún motivo médico grave que le imposibilite su utilización y siempre que disponga de un certificado médico que lo acredite.  Para el pasajero que no lleve el cinturón de seguridad la sanción será únicamente económica, es decir, de 200 euros, ya que la detracción de puntos únicamente se produce con ocasión de la conducción.

Fuente: http://www.arag.es