Profesiones más proclives al divorcio. El colectivo médico entre los más promiscuos


 

El sitio web separadoschile.cl analizó un total de 1.150 casos de parejas que acabaron en ruptura. A partir del recuento, la página web creó un ranking con las profesiones que más inducen al divorcio.

Gracias a los resultados del estudio, los organizadores pudieron detectar las profesiones que más influían en las relaciones de parejas hasta el punto de llegar al divorcio.

En el primer lugar, el área relacionada con la medicina parece ser un sitio donde la fidelidad entre las parejas se hace más que difícil. Médicos, enfermeras, paramédicos y similares juntaron el 29% de los casos.

En un segundo puesto, todos los trabajadores relacionados con los medios de comunicación han tenido experiencias fallidas en un matrimonio. Periodistas, editores, relacionistas públicos, cámaras, técnicos, asistentes, ejecutivos, directores y productores de TV, diseñadores y similares constituyen el 14% de los casos.

En los puestos siguientes, el área compra-venta de vehículos llegó al 12% de las separaciones, el área transportes donde trabajan taxistas, conductores de autobuses, etc.  llegaron al 8% de las parejas separadas y el área turismo y hostelería, que incluye guías, ejecutivos, vendedores, recepcionistas, encargados de reservas y eventos, relacionistas públicos y similares admitieron una mala experiencia en el 7% de los casos.

Anuncios

¿Qué requisitos se deben tener para cobrar la pensión de viudedad en parejas de hecho?


Tendrá derecho a la pensión de viudedad siempre y cuando la persona fallecida esté de alta en la Seguridad Social y haya cotizado.

 

 

 

 

 

Pero además hay estos otros requisitos.

  • Que el fallecimiento sea posterior al 1 de enero de 2008
  • Que se hayan registrado como pareja de hecho.
  • Que hayan convivido más de 5 años
  • Que, durante el período de convivencia, ningún componente de la pareja haya tenido algún vínculo matrimonial con otra persona.
  • Que sus ingresos:
    – Durante el año natural anterior al fallecimiento, no alcanzaron el 50% de la suma de los propios más los del causante habidos en el mismo período, o el 25% en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad.
    – O alternativamente que son inferiores a 1,5 veces el importe del SMI vigente en el momento del fallecimiento, requisito que deberá concurrir tanto en el momento del hecho causante como durante su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del SMI vigente por cada hijo común con derecho a la pensión de orfandad que conviva con el sobreviviente.
    Se consideran como ingresos los rendimientos de trabajo y de capital así como los de carácter patrimonial, en los términos en que son computados para el reconocimiento de los complementos para mínimos de pensiones.

Fuente: Seguridad Social (http://www.seg-social.es)

El juez otorgó la custodia total de mis hijos a su padre. Ahora, mi hija de 13 años quiere venirse conmigo ¿Pido una pensión por la niña?


Imagen

Cualquier cambio en los efectos de una sentencia de separación o un divorcio deberán de realizarse a través de un nuevo procedimiento de Modificación de medidas que puede hacerse de mutuo acuerdo o dejándolo a la decisión del juez si las partes no se ponen de acuerdo.

En el momento de la modificación de medidas se pueden volver a revisar todos los aspectos de la separación o divorcio, guarda y custodia de los hijos menores, pensiones y demás, adaptándolo todo a la nueva realidad.

¿Cuándo se puede hablar de pareja estable?


Imagen

 

Cuando dos personas conviven de manera análoga a la matrimonial en cualquiera de los siguientes casos:

  1. Si la convivencia dura más de dos años ininterrumpidos.
  2. Si durante la convivencia, tienen un hijo común.
  3. Si formalizan la relación en escritura pública.

Por lo tanto se constituye la pareja como estable si se dan alguno de estos requisitos:

  1. Por la simple convivencia durante un período ininterrumpido de dos años o antes si hay descendencia común.
  2. Mediante escritura pública otorgada por ambos miembros de la pareja que manifiestan su voluntad.