Divorcio a los 50: cómo es empezar de cero en la mitad de la vida


divorcio viejo

 

Tanto si es consensuado como si la decisión surge de uno de los miembros de la pareja, separarse siempre implica enfrentarse a una nueva vida para la que casi nunca se está listo.

El divorcio a cualquier edad es doloroso, instala una herida profunda en el narcisismo personal y a los 50, además, puede estar relacionado con una de las llamadas crisis vitales: la de la mitad de la vida. Durante la misma, la persona se replantea la trayectoria de  su vida en relación a sus ideales, valores y creencias además de proyectar nuevos rumbos para su vida.

De todas maneras, si bien tanto las mujeres como los hombres atraviesan los duelos que trae aparejados una separación, cada uno lo hace a su manera, como todo.

CÓMO LO AFRONTAN LAS MUJERES

Algunas suelen tener el sentimiento de que se les cae el mundo encima. Si es conflictivo o destructivo, esta sensación se agudiza, y también pasa cuando son dejadas y el marido se va con otra mujer. Ahí la angustia se hace insoportable.

Muchos estudios realizados señalan que, además, la mujer debe enfrentarse con una situación económica que suele verse deteriorada.

Ahora, cuando ya no hay vuelta atrás y está dada la última palabra, la autoestima femenina baja a los infiernos y los interrogantes afloran uno tras otro: ¿cómo se puede volver al ruedo después del divorcio a esa edad? ¿Suelen buscar hombres más jóvenes? ¿Cómo es el amor a esa edad?

Los recursos para enfrentar la soledad difieren en hombres y mujeres.

Ellas emplean estrategias que centran su atención en la problemática y recurren a las redes sociales, hablan con amigos, consultan terapeutas, retoman estudios, mejoran laboralmente, se  informan, viajan, hacen vida familiar. Las mujeres parecen ser más resilientes y con un poder de adaptación mayor. Se sostienen con el trabajo, los hijos, la vida social, etc.

En relación al sexo y al amor suelen darse más permisos y se sienten más libres.  Algunas suelen buscar hombres más jóvenes por el rendimiento sexual y para sostener una relación de menor  compromiso.

CÓMO LO AFRONTAN LOS HOMBRES

En el hombre aparecen, además de las sensaciones de tristeza, estrés, culpa, ansiedad, que son compartidas con su compañera, la idea de fracaso, de que jamás va a poder superar esta pérdida y el agobio ante la nueva vida.

Una de las cosas que más complican la situación del hombre es si hay hijos, el no poder compartir el techo con ellos. Aunque eso depende de la edad de los hijos, si aún viven en la misma casa la situación es más dolorosa, a lo que se le suma, si el divorcio no fue en buenos términos, la lucha por lo económico. Cuando la mujer se queda con los hijos, al hombre se le acrecienta el nido vacíoLos hombres se sienten solos en mayor grado e intensidad que las mujeres.

Pero cuando los hombres retoman una nueva vida empiezan a recorrerla y se los ve revitalizados, suelen hacer cosas que antes eran impensadas, como tomar clases de baile, practicar deportes no comunes, viajar, retomar carreras , intereses que habían tenido pero por otras urgencias no habían podido desarrollar.

Asimismo, ellos muchas veces arman una pareja rápido que les ayude a transitar el duelo, que generalmente no prospera.

Si bien en ellos la autoestima también baja, lo que predomina es el miedo a enfrentar una vida nueva sin la protección que da la familia.

Fuente: infobae.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s