El funcionamiento de las subastas online, riesgos, fuente de fraudes y estafas


e-commerce

El principal gancho de esta forma de venta de productos es el precio, ya que se suelen ofrecer a un coste más bajo que en el mercado tradicional al ser principalmente artículos usados o provenientes de stocks. El funcionamiento de una subasta online es el mismo que el de cualquier subasta convencional, esto es, se oferta un artículo con un precio de salida y los compradores interesados pujan por él. En el mundo virtual no hay que levantar la mano, como estamos acostumbrados a ver en las películas que reflejan estos actos, si no usarla para clickar donde corresponda. El “ganador” es aquel que está dispuesto a pagar más, aunque también hay objetos con precios fijos.

Para el vendedor particular, este sistema ofrece importantes ventajas porque puede deshacerse de aquellos objetos que ya no usa o no le interesan, mientras que en el caso de las empresas es una buena oportunidad para dar salida a excedentes o stocks. En algunas ocasiones, los vendedores han de pagar una tarifa al intermediario (la web de subastas) por colocar la oferta.
En el caso de los compradores la principal ventaja es el precio, pero cuando se recurre a este sistema hay que valorar varios aspectos. La traba más importante es que no se accede a la mercancía físicamente. Esto, que es un hecho en cualquier compra por Internet, en este tipo de negocios se vuelve algo más peligroso especialmente porque si el vendedor es un particular lo más probable es que no sepamos nada de él, por lo tanto se desconoce su fiabilidad. No estaremos seguros de la calidad real de lo que se nos vende, si se ha adquirido legalmente o si es exacta la información facilitada y sobre estos aspectos, las webs de subastas online no se responsabilizan.
Para animar a la compra, en algunas webs se incorporan opiniones sobre los vendedores, de modo que el novato pueda hacerse una idea de con quién va a hacer la transacción. El riesgo de fraude es alto, por tanto, porque el comprador deberá fiarse de que el antiguo dueño del objeto se lo enviará una vez que se haya abonado el precio establecido. No hay que olvidar que en estas páginas primero se hace el abono de la compra. Las formas de pago son variadas, pero las más comunes son a través de PayPal, transferencia o pago y envío contra reembolso.
El engaño se dará posteriormente, cuando el comprador recibe lo que ha adquirido y comprueba que no es lo que aparecía en la web. También se dan casos en los que tras realizar el pago nunca se recibe nada.

Fuente: delitosinformaticos.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s