Parejas de hecho y ruptura


ruptura-parejas-hecho

Para empezar, hemos de aclarar que una pareja de hecho es aquella que convive junta en base a una relación sentimental estable pero sin estar casada.

Parejas de hecho con hijos

Si hay hijos comunes de la pareja, está claro que se deberá acudir a un procedimiento judicial para regular la relación de los padres con los niños. Esto se hace básicamente para garantizar los derechos de los hijos, ya que en todo momento es preciso saber bajo la custodia de qué progenitor quedan, qué obligaciones asume cada padre, etc.

El procedimiento judicial para hacer esto se llama demanda de guarda y custodia y guarda bastante similitud con una demanda de divorcio. Se presenta dicha demanda en el juzgado de familia o civil de la población donde haya residido la pareja o vivan los niños. Puede, al igual que un divorcio, hacerse de mutuo acuerdo (también llamada demanda por la custodia amistosa) mediante la redacción por un solo abogado matrimonialista de un convenio regulador, o bien de forma contenciosa, en cuyo caso cada miembro de las parejas de hecho deberá buscarse un abogado y un procurador, y tras los trámites de interposición de demanda y contestación se celebrará el oportuno juicio por la custodia.

En un procedimiento de guarda y custodia se intenta regular todo lo que afecte a los hijos comunes de las parejas de hecho: quién de los padres ostentará la patria potestad, la guarda y custodia, si cabe la custodia compartida, o en su defecto un horario de visitas para el padre no custodio, la procedencia o no de una pensión de alimentos para los hijos y el uso de la vivienda conyugal si ha de quedar bajo su techo el padre que obtenga la custodia.

Bienes y deudas de las parejas de hecho

Como decíamos, en un procedimiento de guarda y custodia se debate todo lo relativo a los hijos comunes, pero a diferencia de un procedimiento de divorcio la ley no nos permite incluir en dicho procedimiento las cuestiones patrimoniales de las parejas de hecho. Para repartir propiedades y deudas lo ideal sería que la pareja de común acuerdo intentara asignarse dos lotes de un valor neto equivalente y luego trasladar dichos acuerdos a un notario para cambiar las titularidades. Esto en la práctica, aun existiendo buena voluntad de las parejas de hecho, resulta complicado si existen deudas contraídas con bancos, ya que es precisa su autorización para efectuar las oportunas subrogaciones en hipotecas o préstamos personales.

Si la pareja no llega a un acuerdo en cuestiones patrimoniales, deberán acudir a un procedimiento civil de división de la cosa común, a fin de que por un contador partidor se efectúe la mencionada asignación de lotes.

Fuente: http://www.fmabogados.es/parejas-de-hecho-y-ruptura/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s