Hábitos para seguir creciendo en pareja


parejas-felices-hijos-tambien-felices

No importa si hace unos meses o varios años que viven juntos (estén casados o no). Las claves para una pareja feliz y sobre todo saludable, se empiezan a forjar desde el primer día. Es preciso, seguramente lo sabrás, dar y también aceptar a cambio. El equilibrio puede ser una de las palabras que mejor definan a una pareja, sin dudas. Porque todo debe estar, en la manera de lo posible, lo más “equitativo” que se pueda.


Porque siempre ser uno el que da o bien el que recibe, a la larga termina desgastando la relación y el sufrimiento aparece. Nadie dice que una pareja perfecta es aquella que no tiene problemas, que no discute o que no afronta momentos difíciles, todo lo contrario. Una pareja ideal es la que a pesar de todo ello sigue adelante, juntas y a la par.

Por eso es que si estás teniendo algunos inconvenientes con tu pareja, crees que no se están comprendiendo como antes, que discuten más de lo habitual, que no se escuchan, que cada uno está en una sintonía diferente, pues entonces es momento de que eches un vistazo a estos consejos por parte de un experto en psicología de pareja y familia.

*Estén dispuestos a transformar sus deseos y necesidades: esto quiere decir, que no siempre se puede hacer lo que uno desea, el otro también tiene derecho a disfrutar de lo que le gusta. Comprometerse con el otro para que pueda ser feliz es una obligación que hemos de afrontar. Esto no significa dejar de lado nuestras preferencias, pero, como se dijo anteriormente, ser más equitativo. Esa necesidad de siempre tener razón no es para nada saludable tampoco. Ser más tolerantes para que la vida en conjunto sea más agradable y amena. Aprender a aceptar las costumbres, los hábitos y hasta los “caprichos” de la pareja, pero siempre logrando el equilibrio.

*Disfruten del otro: una de las problemáticas más habituales es que cada uno hace lo que quiere sin la compañía de su pareja. Esto es bueno en cierta medida, porque también tienen que compartir cosas juntos, desde mirar una película o salir a caminar. Tal vez un simple desayuno en la cama el domingo por la mañana, una rica cena solos en casa (sin los hijos por ejemplo), una “escapada romántica de fin de semana”, etc. Intenten al menos una vez al mes hacer algo para los dos y nada más. Y algo que parece ser muy difícil de lograr es disfrutar también cuando la pareja está feliz haciendo lo que tal vez no nos guste tanto. Por ejemplo, que los hombres miren un partido de fútbol y las mujeres una película de amor (por más de que en la actualidad hay muchas señoritas que prefieren los deportes o caballeros que eligen una historia romántica, pero es simplemente para comprender el punto).

*Decir cosas positivas de la pareja enfrente a otras personas: al estar en público, ya sea en un cumpleaños, una reunión, una fiesta, etc nunca hay que criticar, burlarse, ridiculizar, insultar a la pareja. Todo lo contrario, tus actitudes deben hacer que él o ella se sientan seguros, apoyados y principalmente, respetados. Halagarlo con verdades y características sobresalientes de su personalidad, o resaltar algún logro que haya alcanzado en el trabajo, en la Universidad, etc.

*Sentirse seguros: no hay nada mejor que “descansar” en un sitio donde pensamos que nada nos puede pasar. Desde un abrazo a una caricia, no es preciso que sea un lugar físico, sino una sensación. Cuando dos personas están completamente seguras, es mucho más sencillo crear una buena relación. Siempre estar abiertos al diálogo, no temer a los entredichos o a los puntos de vista diferentes, no temer por el enojo del otro, aceptar las respuestas y pedir opinión. Esto va a añadir mucho a la intimidad (que no siempre es sexual) y a la frescura y salud de la pareja.

*Comunicarse para llegar al entendimiento: tratar de hablar cuando ambos están calmados, no cuando el enojo o los nervios los dominan. Recuerda que un desacuerdo, por más pequeño que sea, que no se ha encontrado una solución, luego puede convertirse en una pelea mayor y hasta la separación. No hay que dejar que esto suceda, siempre hablar en tiempo y forma, es decir, en posición de comunión, de buena voluntad, de actitud correcta. Nada de desafiar, ironizar, buscar la pelea.

*Pedir perdón es un acto de generosidad: también es una demostración de arrepentimiento y de compromiso. Aunque pareciera tan sencilla, esa palabra de seis letras es una de las más difíciles de pronunciar, sobre todo cuando estamos enojados, dolidos, tristes, nerviosos, etc. Y otra de las cuestiones importantes, aprender a aceptarla. Es preciso sentirse libre para expresar las emociones y si no somos una persona con el “perdón” a flor de piel, hay que trabajar en ello. Lo mismo puede aplicarse para el “gracias”.

*Ir a dormir lo más juntos posibles: algunos dicen que es vital irse a la cama con el problema resuelto, otros que es mejor dejar pasar las horas de la noche para recapacitar. Está comprobado que dormir muy “pegado” a la pareja mejora notablemente la calidad del sueño, se evitan las pesadillas, se descansa más, se deja de lado el estrés, etc. Así que ya lo sabes, por una cuestión de salud física y mental, a dormir abrazados se ha dicho.

Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com

La mediació, una eina cada cop més exitosa


33243723--644x362

LA MEDIACIÓ  es un mètode que afavoreix una gestió constructiva dels conflictes. És una oportunitat per a que les parts hagin de seguir mantenint contacte en el futur  trobin la manera de comunicar-se per aconseguir un acord satisfactori al seu conflicte.

El mediador escolta a les parts i fomenta el diàleg entre elles. No decideix ni imposa la solució al conflicte, son les mateixes parts enfrontades les que arriben a  l’acord per elles mateixes, amb la ajuda del mediador i les seves tècniques.

Estadísticament està comprovat que els acords obtinguts dins el procés de  Mediació tenen un alt índex d’efectivitat per la rapidesa del procés, i per a que les parts es senten protagonistes d’haver trobat ells mateixos la solució sense que hagi estat un tercer qui hagi decidit.

 

Cómo manejar el dolor de una ruptura


breakup

Las mejores claves para afrontar adecuadamente una separación:

 

  • Normalicemos nuestros sentimientos. En una situación así, cualquier tipo de emoción, por extraña y contradictoria que parezca, puede ser absolutamente normal.
  • Démonos tiempo para elaborar el duelo por la pérdida, tenemos que tener paciencia porque esto puede llevarnos meses, incluso un año o dos.
  • Distanciémonos de nuestra ex pareja: guardemos los recuerdos, evitemos los sitios donde podemos encontrarnos con nuestro ex, dejemos de buscar información sobre el otro, cortemos el contacto o limitémoslo al estrictamente necesario.
  • Cuidado con idealizar al otro y a la relación. Cada día dedicar unos minutos a pensar un par de cosas negativas de nuestro ex y de cosas positivas de nuestra vida actual puede resultarnos de mucha ayuda para reequilibrar esta idealización y ver con optimismo nuestra situación actual.
  • Forcémonos a mantenernos ocupados, si puede ser con actividades placenteras, mejor, eso ayudará a que nos distraigamos, no demos demasiadas vueltas a las preocupaciones, y a que poco a poco recuperemos un buen estado de ánimo.
  • Cuidémonos. Cuidemos nuestra alimentación, las horas de sueño, hagamos deporte, eso nos ayudará a afrontar con más fortaleza nuestra ruptura.
  • Controlemos la ansiedad con técnicas de relajación muscular, respiración, realizando ejercicio físico, actividades relajantes… No nos permitamos dar rienda suelta a nuestros pensamientos negativos y entendamos que la ansiedad es una respuesta normal de la que no tenemos que asustarnos.
  • Tengamos cuidado con la manera en la que nos hablamos. De la forma en la que interpretemos las cosas se van a derivar nuestras emociones y nuestros comportamientos. Nuestra autoestima también será muy sensible al modo en el que nos hablemos. Intentemos tratarnos como trataríamos a nuestro ser más querido.
  • Perdonémonos y perdonemos al otro. Perdonando a nuestra ex pareja evitamos que ésta siga influyendo en nuestras vidas. Perdonándonos a nosotros mismos conseguiremos continuar adelante con la cabeza bien alta, asumiendo los errores y aprendiendo de ellos.
  • Afrontemos los miedos y preocupaciones. Racionalicemos nuestros pensamientos, limitemos el tiempo en el que nos permitimos darle vueltas a lo que nos preocupa, analicemos los problemas objetivamente y tratemos de buscar soluciones.
  • Expresemos adecuadamente nuestro malestar: no seamos víctimas, ni verdugos. Tampoco hagamos chantajes emocionales, eso no nos dará la dignidad ni el respeto que merecemos.
  • Busquemos el apoyo de nuestros seres queridos, nos sentiremos menos solos y con fuerzas para continuar adelante, pero no exijamos. No podemos saturar a los demás con nuestros problemas. Tampoco busquemos apoyo en quienes no les corresponde: ni nuestros hijos ni nuestra ex pareja son el hombro adecuado sobre el que llorar.
  • Aprendamos a disfrutar de la soledad. Si hay una persona que puede convertirse en nuestro mejor amigo, somos nosotros mismos. Aprendamos a disfrutar de nuestra compañía.
  • Planteémonos nuevos objetivos personales y vitales pero hagámoslo poco a poco, sin angustias, aceptando que todo proceso lleva su tiempo y que nosotros también lo necesitamos para ir adaptándonos a la nueva situación.
  • No confundamos los sentimientos intentando crear una relación de “amistad” con nuestra antigua pareja. Saquemos al otro de nuestro universo emocional y, si no es posible como sucede cuando tenemos hijos en común, establezcamos una relación “práctica” entre nosotros.
  • Si tenemos hijos, comuniquemos la decisión de separarnos con normalidad, sin dramas, reproches ni mentiras, explicando las cosas de un modo que puedan comprender, pero sin darles información que no necesitan saber y que puede dañar la relación con alguno de los padres.
  • No confundamos el apoyo emocional que nuestros hijos pueden necesitar con permisividad y consentimiento. Démosles el papel que les corresponde: ni son el hombro en el que apoyarnos ni el arma arrojadiza para hacer daño a nuestra ex pareja.
  • Pongamos límites a las familias, propia y política, para que no se entrometan en nuestras vidas. Tampoco los utilicemos como intermediarios: una relación de pareja es cosa de dos y su ruptura, también.
  • No privemos a nuestros hijos de la relación con la familia de nuestra ex pareja. Mantengamos un contacto educado, correcto, en aquellas ocasiones en las que sea necesario coincidir con ella.
  • Si vemos que nos resulta demasiado difícil recuperar nuestro bienestar tras la ruptura, busquemos asesoramiento en un profesional quien nos ayudará a salir reforzados de esta crisis.

En definitiva, intentemos continuar con nuestra vida estableciendo relaciones sanas con nosotros mismos y con nuestro entorno. La relación con nuestra pareja pudo ser bonita mientras duró, pero también puede serlo el futuro si no nos olvidamos de descubrir día a día la cantidad de oportunidades que la vida nos ofrece para ser felices.

Autora: Montserrat Montaño Fidalgo es psicóloga en el Centro de Psicología Álava Reyes, doctora de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico y máster en Terapia de Conducta por el Instituto Terapéutico de Madrid (ITEMA).

¿Se puede desgravar la pensión alimenticia?


pensión alimenticia

Desgravarlo no , pero le reducirá en un porcentaje su base imponible. El porcentaje  depende de la relación entre el importe de la pensión y los ingresos percibidos.

El artículo 64 de la Ley del Impuesto establece que:

«Artículo 64. Especialidades aplicables en los supuestos de anualidades por alimentos a favor de los hijos. Los contribuyentes que satisfagan anualidades por alimentos a sus hijos por decisión judicial, cuando el importe de aquéllas sea inferior a la base liquidable general, aplicarán la escala prevista en el número 1.º del apartado 1 del artículo 63 de esta Ley separadamente al importe de las anualidades por alimentos y al resto de la base liquidable general. La cuantía total resultante se minorará en el importe derivado de aplicar la escala prevista en el número 1.º del apartado 1 del artículo 63 de esta Ley, a la parte de la base liquidable general correspondiente al mínimo personal y familiar incrementado en 1.600 euros anuales, sin que pueda resultar negativa como consecuencia de tal minoración».

El artículo 75 de la Ley del Impuesto establece el mismo criterio para el cálculo de la cuota íntegra autonómica.

En resumen:

(a) No es un gasto deducible.
(b) No minora la base.
(c) Se puede aplicar un tipo de gravamen más bajo por esa cuantía, que suele ser del 2%.
(d) Si el importe de esta pensión es inferior a su Base Liquidable General, la escala de gravamen se aplicará por separado a estas dos partidas.

El permiso de lactancia


lactacia-materna

El estatuto de los trabajadores reconoce a los trabajadores, previo aviso y justificación, ausentarse del trabajo con derecho a remuneración en determinados casos como el que tratamos en esta entrada: El permiso de lactancia regulado en elartículo 37.4 del Estatuto de los TrabajadoresEste permiso es independiente de que la lactancia sea natural o artificial.

Los permisos por motivos de lactancia se deberá contar como horas de trabajo, y por tanto remuneradas como tales.

En qué consiste el permiso de lactancia

El permiso consiste en 1 hora de ausencia del trabajo, que podrán dividir en dos fracciones de media hora cada uno, en los supuestos de nacimiento de hijo, adopción o acogimiento para la lactancia del menor hasta que éste cumpla nueve meses.

Este permiso se incrementará proporcionalmente en los casos de parto, adopción o acogimiento múltiples.

Duración del permiso

El permiso se puede disfrutar hasta que el menor cumpla nueve meses, salvo que el convenio colectivo de aplicación establezca un periodo superior.

Preaviso

El trabajador deberá preavisar al empresario con 15 días de antelación o la que se determina en el convenio colectivo aplicable precisando la fecha en que iniciará y finalizará el permiso de lactancia o la reducción de jornada.

Quién puede ejercer este derecho

Este permiso constituye un derecho individual de los trabajadores, ya sean hombres o mujeres, pero sólo podrá ser ejercido por uno de los progenitores en caso de que ambos trabajen. Incluso aunque la mujer esté trabajando por cuenta propia, o no trabaje.

En que horario puedo disfrutar del permiso

El trabajador tiene la potestad para decidir en qué horas dentro de su jornada ordinaria de trabajo puede disfrutar el periodo de lactancia. No obstante los convenios pueden establecer criterios para la concreción horario y la conciliación laboral y familiar.

Por su parte el trabajador tiene las siguientes opciones;

  • Una hora o dos fracciones de media hora cada día de jornada laboral.
  • Reducción de jornada: Solicitar entrar o salir media hora antes. En este caso se considera reducción de jornada, y en lugar de la hora de lactancia sólo se tiene derecho a media hora.
  • Lactancia acumulada: Acumular las horas de lactancia en jornadas completas cuando así lo permita el convenio colectivo o se acuerde con el empresario. En dicho caso, lo más correcto sería presentar un escrito a la empresa solicitando el ejercicio de la lactancia acumulada.

Cómo calcular la lactancia acumulada

Este ejemplo de cómo calcular la lactancia sólo es válido para aquellos casos que el convenio colectivo no indique la forma de calcular la lactancia acumulada. En este sentido, el convenio colectivo puede indicar la forma de calcular la acumulación.

En primer lugar, el calculo se realiza sobre la base de que el trabajador tiene derecho a un día por jornada laboral hasta que el hijo cumpla nueve meses.  Por ellose cuentan las horas que se dejan de trabajar por el permiso, descontando los días festivos y los días de descanso, desde que se solicita la lactancia hasta el hijo cumpla nueve meses.

Imaginemos que el cálculo de la operación anterior es de 120 horas de lactancia para acumularlas en jornadas completas de trabajo:

Si el empleado trabaja 6 horas al día y tiene derecho a 120 horas de lactancia le corresponde (120/6= 20) 20 días laborales.

Discrepancias a la hora de concretar el horario

Cuando la empresa no acepte el horario seleccionado por el trabajador, éste podrá impugnarlo ante los tribunales.

Además podrá solicitar daños y perjuicios. Estos daños y perjuicios pueden ser evitados por el empresario, si mientras se resuelve el asunto en los tribunales, permite al trabajador disponer del horario que ha solicitado.

Las discrepancias surgidas entre el empresario y el trabajador se resolverán mediante el siguiente procedimiento urgente al que se le dará tramitación preferente en los juzgados:

  • El trabajador dispondrá de un plazo de veinte días, a partir de que el empresario le comunique su negativa o su disconformidad con la propuesta realizada por el trabajador, para presentar demanda ante el Juzgado de lo Social.
  • En el acto de conciliación previa al juicio el empresario y el trabajador deberán llevar sus respectivas propuestas.
  • El acto de la vista habrá de señalarse dentro de los cinco días siguientes al de la admisión de la demanda. La sentencia se dictará en el plazo de tres días.

La sentencia que se dicte no será recurrible por ninguna de las partes, por lo que a las empresas les suele interesar llegar a acuerdos antes de alcanzar dicha vía.

Compatible con la reducción de jornada por guarda legal

El permiso de lactancia es perfectamente compatible con la reducción de jornada por cuidado de un hijo.

Fuente: Blog http://www.cuestioneslaborales.es/

 

“Dignifica.me”: una aplicación para denunciar ofertas de trabajo abusivas


dignifica.me

A día de hoy, no son pocos los buscadores de empleo que hay a lo largo y ancho de internet. Sin embargo, en muchos de ellos suele haber un buen número de ofertas de trabajo que obligan a los candidatos a renunciar a sus expectativas e incluso, en ocasiones, a su salario.

Con la intención de acabar con este tipo de ofertas se ha creado la plataforma Dignifica.me  pensada para “avergonzar a la empresa que cree ofertas de trabajo poco dignas”, tal y como la describe Javier Imbernón, uno de los responsables del proyecto.

La herramienta –de la que habrá versión web y ‘app’– permitirá que sean los propios usuarios los que denuncien y filtren las ofertas existentes en el mercado laboral, de tal forma que se creará un mapa en el que se marquen con distintos colores las ofertas disponibles, siendo las de color rojo las más abusivas.

“Cuando acabe la fase de prueba, implementaremos un sistema que envíe un correo electrónico a cada una de las empresas que reciba una denuncia”, afirma Imbernón. El proyecto, que por ahora está siendo probado con las ofertas existentes en InfoJobs, incluirá en un futuro las oportunidades laborales del resto de buscadores presentes en la Red.

La importancia del asesoramiento legal en los accidentes de tráfico


car accident

Si usted se ve involucrado en un accidente de tráfico con resultado de lesiones, tanto si es conductor como acompañante, en un automóvil, moto, camión, taxi, o si resulta atropellado, tiene derecho siempre a recibir una indemnización en función de las lesiones sufridas y gastos ocasionados, días de baja médica, curación y por las posibles secuelas.

En el ámbito penal, el plazo para interponer la correspondiente denuncia, es de seis meses desde la fecha del accidente. En caso de demanda civil, el plazo para reclamar es de un año desde que se alcanza la curación de las lesiones ocasionadas en el accidente de tráfico. En cuanto a los daños materiales, el plazo es de un año para su reclamación, debiendo tramitarse en los siete días siguientes, el correspondiente parte en su compañía aseguradora.

En materia de accidentes de tráfico, existe la errónea creencia  -fomentada en gran medida por las propias compañías aseguradoras- que es más práctico y económico para el accidentado, tramitar la indemnización con la compañía, cuando lo cierto es, que las compañías de seguros tienen convenios entre ellas, y velan por sus propios intereses, no le ofrecen ni asesoramiento legal ni el seguimiento medico pertinente, obteniendo siempre una indemnización por lesión muy inferior a la que el accidentado podría obtener.

¿Sabia usted, que la POLIZA DE SEGURO de su vehículo, contiene cobertura de defensa jurídica, con la que usted pueda abonar los honorarios del letrado especialista en accidentes de tráfico, que usted seleccione para su defensa? ¿Y que en algunos casos, también se puede recurrir a la Defensa Jurídica del Seguro del Hogar? De hecho, el propio letrado especialista en tráfico, conocedor de los pormenores, le tramitara la defensa jurídica que tenga contratada con su compañía, para que la misma abone los honorarios, hasta el limite contratado en la póliza, lo que supone que dichos honorarios de letrado serán cubiertos por su seguro; a cambio, usted recibirá un asesoramiento legal independiente de la compañía de seguros y un seguimiento medico que de otro modo no tendría, y recibirá la indemnización que verdaderamente le corresponde, y no la determinada por acuerdos entre compañías de seguros.

Para calcular la indemnización por las lesiones sufridas se tendrá en cuenta el tiempo que ha estado impedido para realizar sus ocupaciones habituales (días impeditivos), el tiempo que han tardado en curar las lesiones (días de curación) y la incapacidad permanente sufrida (secuelas). Todo ello se calcula en base a criterios legalmente establecidos. Aunque no tenga baja laboral  también podrá obtener días impeditivos, puesto que los días impeditivos se corresponden con los días que no ha podido realizar sus ocupaciones habituales, ya sea trabajador/a por cuenta ajena, autónomo/a, estudiante, ama/o de casa o jubilado/a.

Es aconsejable contar con asesoramiento legal desde el primer momento, de esta forma conocerá el valor de las manifestaciones realizadas en el momento del accidente, la importancia que tienen las aportaciones de los testigos que presenciaron el accidente, el valor de la prueba pericial –para emitir dictamen sobre velocidades, tiempos, puntos de impacto y deformaciones de vehículos- y en concreto, de los informes emitidos por los equipos de reconstrucción de accidentes tanto privados como públicos (Equipo de reconstrucción de Accidentes de Trafico de la Guardia Civil-ERAT-) ; la importancia de la prueba documental (atestado o declaración amistosa de accidente, reportajes fotográficos de las posiciones finales de los vehículos y/o de la entidad y ubicación de los daños materiales, las facturas o presupuestos de reparación de los vehículos y la gravedad de las lesiones, entre otras) y el trascendente seguimiento medico de las lesiones, siendo de suma importancia que los informes médicos reflejen las lesiones y posibles secuelas, para luego poder reclamar la indemnización correspondiente.

Fuente: http://www.elderecho.com/

Está prohibido desheredar a un hijo


testa

  • Eliminar a un hijo del testamento solo es posible en casos extremos como el intento de homicidio, abandono o prostitución y siempre deben ser probados
  • Los países anglosajones son los que cuentan con la libertad total para testar

La herencia en España se divide, por disposición legal, en tres tercios: la legítimala mejora y el tercio de libre disposición. Así, la legítima es esa porción de bienes de la herencia de la que el testador no puede disponer libremente, aunque desee hacerlo, porque por ley se reserva a determinados herederos llamados forzosos, salvo que el testador decida desheredarlos expresamente. Ese tercio de mejora puede emplearse para favorecer en especial a alguno de los descendientes. Pero cuidado, si no se dispone sobre él expresamente, se entiende que incrementa la cuantía de la legítima.

Con el tercio de libre disposición es con la única parte de su patrimonio con la que el testador podrá hacer lo que considere más conveniente. Y además no se puede desheredar libremente. Solo se contempla en casos extremos como aquel en el que el hijo intente matar al padre, prostituciónabandono o por negarle el alimento, entre otras, circunstancias que el testador deberá probar antes de proceder a una desheredación.

La legítima tiene una tradición milenaria, “y, por eso, precisamente cuesta tanto quitarla”. No existe solo en España, aunque es cierto que es característica de los países latinos y de Alemania, por la influencia que ejerció sobre el Código Civil español (que data de 1889 y es el que la introduce) el derecho germánico.  Cataluña redujo la legítima a un cuarto de la herencia, en Aragón también se decretó una significativa rebaja y en Navarra ha pasado a ser casi simbólica.

En el siglo XIX las familias españolas residían todas juntas en torno a explotaciones agrícolas y ganaderas y la legítima tenía sentido porque eran todos, padres e hijos, quienes con su trabajo contribuían a la formación del patrimonio familiar.

Ahora no parece creíble mantener ese sistema porque las formas de convivencia son múltiples y de lo más variopinto. Quizás sea más lógico dar libertad al testador para que legue su patrimonio a quienes crea que más lo merecen, independientemente de cuál sea su vínculo familiar.

A la pregunta de si existen resquicios para poder eludir la legítima, los expertos consultados coinciden en que no es fácil, aunque la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Sucesiones, prevista para agosto de 2015, podría dar un vuelco al derecho legitimario de los hijos.

La norma permitirá a los ciudadanos europeos elegir la ley de sucesiones del Estado miembro de la UE que más les convenga, por lo que se abre la posibilidad de dejar a los descendientes sin herencia. Es decir, que cualquier español podrá reflejar en su testamento su deseo de acogerse a la legislación del Reino Unido, por ejemplo, donde sí existe la libertad plena a testar. Para ello, tendrá que acreditar que su última residencia fue el país al que decidió acogerse, algo que obviamente no está al alcance de todos.

Fuente: cincodias.com

Los padres solteros, una nueva realidad en España


 

single fatherhood

 

Su aparición está motivada por una redistribución de los roles familiares y el aumento del número de hombres que deciden solicitar la custodia de sus hijos tras una ruptura conyugal.

De hecho, entre 2005 y 2010, las familias monoparentales masculinas en España crecieron a un ritmo superior al de sus homólogas femeninas, lo que revela un cambio paulatino de mentalidad en los varones a la hora de vivir su paternidad.

Este cambio de mentalidad a nivel social, cultural y personal tiene su manifestación en el ámbito legal, con el aumento de las custodias compartidas y paternas de los hijos, si bien ese crecimiento se ha ralentizado desde 2011 por la reducción del número de rupturas conyugales durante a la crisis.

Así lo ha expuesto, la profesora del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Murcia Manuela Avilés Hernández, cuya tesis doctoral “La monoparentalidad masculina: ¿una forma familiar emergente en la sociedad española?”, defendida en la Universidad de Alicante, ha obtenido el premio de la especialidad de Ciencias Políticas y Sociología que convoca el Congreso de los Diputados.

Una las principales conclusiones de su investigación es que empiezan a apreciarse en España los mismos cambios sociales, legales, culturales y familiares que han propiciado en diversos países occidentales -principalmente en los anglosajones, a partir de finales de los años setenta- el incremento de hombres que cuidan de sus hijos sin la presencia en el hogar de la figura materna.

Según Avilés Hernández, las familias monoparentales masculinas han crecido en España un 28 % desde 2005 a 2010. Este incremento ha sido especialmente evidente entre 2006 y 2007, momento en el que se registraron las cifras más elevadas de rupturas conyugales.

En su trabajo concreta que el número de hogares monoparentales masculinos con hijos menores de 25 años en España ha pasado de 123.810 en 2005 a 157.494 en 2010.

Además, en 2011, casi la mitad de los padres monoparentales estaba divorciado o separado (el 43,1%); el 25,8 % era viudo; el 18,1 % estaba soltero, y el 13 %, casado.

Por comunidades autónomas, Canarias, Murcia y Andalucía tienen más familias monoparentales masculinas en proporción al número total de hogares familiares que existen en esas comunidades.

Desde 2011, “momento en que la crisis económica que vive nuestro país se ha hecho especialmente intensa”, comenta, el aumento de este tipo de familias en España se ha ralentizado debido al descenso en el número de rupturas conyugales, ha precisado la profesora.

Por tanto, “se puede afirmar que la monoparentalidad masculina está emergiendo en la sociedad española, pero a un ritmo lento que, con la crisis, se ha reducido”, ha señalado.

A su juicio, “el aumento no será una realidad clara y evidente en nuestro país hasta que finalice dicha crisis y hasta que las rupturas conyugales, sobre todo los divorcios, vuelvan a alcanzar las cifras registradas entre los años 2006 y 2007”.

Una de las causas que han incidido en ese cambio de mentalidad en los varones respecto a la paternidad ha sido lo que Avilés Hernández ha calificado de “redistribución en los roles familiares”: los hombres y las mujeres, sobre todo de las generaciones más jóvenes, comparten sus responsabilidades progenitoras dando lugar a “familias simétricas”.

Dicha convergencia progenitora tiene su repercusión en el ámbito jurídico y suele plasmarse, cuando se produce la ruptura conyugal, en la custodia compartida de los hijos, una figura que, de acuerdo con la legislación nacional, se decreta por mutuo acuerdo, aunque en otras comunidades autónomas, como Aragón o Navarra, se va más allá y el varón la puede solicitar por separado.

Según la profesora, de las 58.864 rupturas conyugales con hijos menores a cargo que se produjeron en 2012, se decretaron 8.598 custodias compartidas, esto es el 14,61 %. Mientras que, en 2007, se contabilizaron 6.958 sobre un total de 71.474 rupturas, el 9,74 %.

Fuente: lainformacion.com

 

Incapacitación, la vía para proteger a la persona y su patrimonio


incapacitacion

La reciente muerte de Adolfo Suárez, tras un larguísimo proceso de Alzheimer, trae a colación que hoy les hablemos de las consecuencias jurídicas que acarrean las enfermedades y minusvalías que merman la capacidad de las personas para tomar decisiones.

Puede resultar hasta cierto punto sencillo para los familiares y personas cercanas al enfermo detectar cuándo éste debe dejar de realizar ciertos actos cotidianos y, para protegerle, le impiden que los haga. Por ejemplo: para evitar que se pierda o desoriente, no le permiten conducir o salir solo a la calle; para impedir riegos para su salud, le acompañan al médico si le resulta difícil entender las recetas y cumplir lo prescrito; y para evitar que se altere porque no puede seguir las conversaciones o confunde a las personas, dejan de llevarle a reuniones familiares.

En cambio, no resulta igual de fácil proteger al enfermo ante las consecuencias jurídicas de sus actos. En efecto, cuando la capacidad de cálculo está alterada, si no se sabe discernir el valor de las cosas o no se comprende el significado de lo que se lee y se firma, actos como manejar dinero, efectuar traspasos, imposiciones, pagos y demás operaciones bancarias o firmar contratos y documentos son trámites que el enfermo no debe realizar por sí solo.

Si los efectúa sin control, puede que, por su trastorno, acabe dilapidando inconscientemente sus bienes o bien sea víctima de engaños. Todo ello puede acarrear graves consecuencias para su patrimonio, que resultará muy difícil reparar.

Si se trata de actos que requieren la intervención de un notario, como vender su piso, aceptar una herencia o cambiar su testamento, simplemente no podrá llevarlos a cabo, pues el notario no le permitirá firmar. Indirectamente, ello puede poner en apuros económicos a la familia, porque el enfermo no podrá firmar contratos ni escrituras cuando, por ejemplo, sea necesario vender o alquilar su piso para pagar los gastos de la residencia o de sus cuidados. Además, también puede repercutir negativamente sobre su negocio, si el afectado es empresario, pues no podrá transmitir sus acciones, votar en las juntas de socios ni ejercer cargos de administrador, consejero o apoderado.

El instrumento que nos permite proteger jurídicamente al enfermo es la INCAPACITACIÓN. Se trata de un procedimiento judicial encaminado a determinar qué actos puede y no puede realizar una persona respecto de sí misma y de sus bienes, estableciendo, además, la figura que velará por la adecuada protección del incapaz y de su patrimonio: la más habitual es latutela.

El juez nombrará tutor normalmente a un familiar del incapaz, quien deberá actuar como su representante legal y administrador de sus bienes. Es decir, el tutor sustituye al incapaz en casi todos los actos jurídicos que él ya no puede realizar: firmar documentos, realizar gestiones bancarias, pagos y cobros, etc … Decimos “casi todos”, porque hay actuaciones para las que el tutor necesitará siempre autorización judicial, como vender inmuebles o acciones, entre otros.

Los enfermos de Alzheimer y otras demencias son los destinatarios principales de estos procedimientos, que se han duplicado en los últimos diez años y cuyo crecimiento se prevé aún mayor debido al envejecimiento de la población. Pese a este aumento, en España hay alrededor de 800.000 enfermos con demencia que reúnen requisitos para ser declarados incapaces, pero sólo en 70.000 casos se ha instado la incapacitación, en muchos de ellos porque la necesidad económica era acuciante.

¿Por qué hay tanto recelo de las familias para plantear una demanda de incapacitación en los juzgados? Hay dos motivos principales, ambos muy humanos y comprensibles, pero erróneos:

1)      “El miedo a lo desconocido”: el tener que interponer un proceso judicial les provoca rechazo y les parece complicadísimo. ¡No lo es! El procedimiento es sencillo y está exento del pago de tasas judiciales, pues no se acude al juez para que resuelva una disputa, sino para proteger a una persona vulnerable.

2)      “El sentimiento de culpa”: a muchos hijos, maridos o esposas les parece una traición someter a su ser querido al  examen del juez y del médico forense, pues creen que van a pasar por un doloroso calvario que no merecen. ¡Nada más lejos de la realidad! Los jueces y médicos forenses que examinan a los presuntos incapaces están especializados y lo hacen con delicadeza y humanidad. No se trata de humillar ni de poner en evidencia las carencias de nadie, sino de discernir hasta dónde alcanza la lucidez de esta persona, para decidir lo que es mejor para ella.

En Estudi Jurídic Sánchez & De Canals creemos que, especialmente en los casos de incapacitación, debemos ser más que abogados. Por eso nos esforzamos para que los familiares entiendan que la incapacitación no es un castigo para su ser querido, sino una garantía para sí mismo y su patrimonio. Para ello, junto con nuestra labor técnica, realizamos un trabajo pedagógico, explicando a los familiares los detalles de cada fase del proceso, acompañándoles a los exámenes jurídico-forenses, para que no pasen ese trance solos y transmitiendo al juzgado la opinión de las familias, pues nadie conoce mejor al enfermo ni tiene mayor interés en su bienestar que sus seres más cercanos

Si en su familia existen personas con Alzheimer o demencia, no espere a que sea demasiado tarde para tomar una decisión, igual que usted protege a su ser querido en su día a día, protéjalo también a nivel jurídico. Sabemos que no es fácil dar el paso, pero en muchas ocasiones es la mejor o la única solución para velar realmente por su bienestar y patrimonio. Nosotros estamos a su disposición para ayudarle en estos trámites y hacérselos más llevaderos.

Fuente: www.estudi-juridic.com/