Las complejidad psicológica de las “familias ensambladas”


familias ensambladas

Divorcio, nueva pareja, hijos en común… Las nuevas uniones poseen una complejidad psicológica que hay que tener en cuenta para que los niños no sufran. 

La integración en una nueva familia se realiza paso a paso, con dificultades diferentes según se esté atravesando la crisis edípica, que va desde los tres a los seis años; la fase de latencia, desde los siete a los 12; o se esté iniciando la adolescencia.

Hay que establecer un nuevo marco de relaciones y renunciar a algo de lo propio para vivir con el otro y con sus hijos. Si los celos y la rivalidad fraterna son moneda corriente en la familia de origen, la incidencia de estos sentimientos tendrá un mayor impacto en estas nuevas familias.

Los hijos de cada uno tienen que aprender a compartir con los otros espacios y proyectos familiares.  Tanto para el niño como para el adolescente, su habitación es un lugar privado en medio colectivo. Ofrece un terreno privilegiado para la intimidad. Por todas esas razones, es un lugar difícil de compartir. Por otro lado, convivir con el hijo del padrastro o la madrastra, con los que no existe ningún vínculo de sangre, es más fácil que compartir la vida con uno o varios hijos del mismo padre o de la misma madre. Un hijo único que se convierte en el primogénito dentro de una familia reconstruida sufre algunos conflictos emocionales.

Cuando se anuncia un segundo hijo de su padre o su madre con otra pareja, a los sentimientos de celos clásicos que afectan a todo niño, se suma el de pertenecer al pasado conflictivo de sus padres. Los hijos de ambos miembros de la nueva pareja han participado de otras reglas, valores y costumbres: de otro orden familiar, en suma. Si bien los nuevos cónyuges realizan ese esfuerzo adaptativo de forma voluntaria, a sus hijos no les resulta fácil adaptarse a las nuevas modalidades. Si cambian sus costumbres, no lo harán con agrado; si lo hacen, será motivo de conflicto. Hay que darles un tiempo.

Algunas personas, cuando forman una nueva familia, niegan lo que sienten sus propios hijos. Dan por supuesto que querrán desde el principio a aquel o aquella de quien se han enamorado. A veces se lo piden como si fuera algo natural que quieran del mismo modo a los hijos de esa nueva pareja, con los que conviven, mientras que a sus hermanos o a su padre solo lo ven esporádicamente. Pero se engañan. 

‘Hacer juntos’

Un hijo separado de su padre como consecuencia de un divorcio necesita tiempo para sentirse seguro en el nuevo orden familiar. Requiere comprobar que su padre o su madre no lo abandonarán, que los va a poder ver cuando los necesite. Tiene que poder resolver los celos que sufre en relación a los hijos de la nueva pareja. El comportamiento de los progenitores desempeña un papel importante en el arte de vivir bien en el seno de una familia reconstituida.Tienen que organizar periodos de reagrupamiento, a fin de unir a una comunidad de hermanos rota. De este modo promoverán el sentimiento de pertenecer a un grupo y harán nacer en los niños las ganas de estar juntos.

La frecuencia de los contactos entre ellos es lo que les da la sensación de tener relaciones continuadas. La comida, por ejemplo, es un momento importante, simboliza compartir tiempo y conversación. Los nuevos padres deben tratar de defender esos espacios comunes y dedicarlos a los niños. Todos pueden encontrar en esos momentos la oportunidad de interrelacionarse y colaborar.

Los hermanastros tienen la sensación de pertenecer al mismo grupo fraterno si comparten momentos importantes de su infancia. Crecer juntos, hacer progresos uno al lado del otro, recibir la misma educación, cimenta una relación fraterna. Cuanto más pequeños sean los niños en el momento de conocerse, más momentos compartirán y más posibilidades tendrán de instaurar entre sí una verdadera relación. Y a la inversa: cuanto más tarde se conocen y más años se llevan, menos fuertes y sólidas serán esas relaciones. Esas uniones se forman en la primera infancia, cuando la capacidad de elaboración psíquica es débil, cuando el “hacer juntos” es importante.

 

Evitar errores

NO ES REALISTA suponer que van a aceptar de entrada y sin recelo a la nueva pareja ni a los nuevos hijos que vengan. 

– Los afectos de rivalidad y odio hacia aquel al que pueden ver como un competidor son normales y no deberían ser censurados. Es bueno que los expresen. Después de escucharlos, conviene decir que entendemos sus recelos, pero con el tiempo comprenderán que no van a perder nada importante y sí pueden ganar más relaciones y amores.

-Los hijos pueden intentar boicotear a la nueva pareja. Por ello es determinante la actitud fi rme del padre o la madre, explicando que su elección no está sujeta a sus deseos. A la vez hay que aclararles que no va a alterar el amor que tiene hacia ellos.

Fuente:  Las complejidad psicológica de las nuevas uniones — Mujerhoy.com –

La guarda y custodia compartida ¿es aconsejable en todos los casos?


Imagen

Las únicas leyes civiles que se han pronunciado sobre la guarda y custodia compartida como la forma de ejercer el cuidado de los menores en los casos de separación y divorcio son las leyes de Aragón y Valencia.

En Catalunya y en el resto de comunidades autónomas de nuestro pais en los que se aplica el Código Civil, la guarda y custodia compartida será aconsejable, pero no se aplica de forma automática.

¿Realmente todos los casos de separaciones matrimoniales y divorcios, deben de resolverse con guarda y custodias compartidas? mi opinión es que no porqué depende de cada caso concreto. Hay que analizar la trayectoria familiar a la hora de cuidar a los menores y en todos los casos la idoneidad de los progenitores así como su disponibilidad para hacerse cargo de algo tan importante como es ejercer la guarda y custodia de un menor.

La atribución de uso de la vivienda familiar en los casos de separación y divorcio


atribución vivienda

De casi todos es sabido que la atribución del uso de la vivienda familiar, cuando el matrimonio entra en crisis y decide romperse, se suele conceder a aquel que se queda con la guarda y custodia de los hijos y que por regla general es la madre.

El argumento principal que utiliza la ley para hacer esta atribución es el interés del menor, con su latinajo “favor filii”.

No quisiera poner en duda el hecho de que los hijos deben de sufrir el menor impacto posible, y en la medida que se pueda, se debe de seguir manteniendo el mismo estatus.

Pero creo que la mejor protección no se basa tanto en la adjudicación del uso de un inmueble determinado sino en que se les garantice el derecho a tener una casa digna con su madre y una casa digna con su padre para que ambos sigan pudiendo ejercer su rol de progenitores.

En este sentido, tengo el deber moral de informar que a pesar de que nuestras leyes todavía no se han acabado de adaptar a la realidad imperante, sí que es cierto que los tribunales y especialmente los especializados en derecho de familia empiezan a estar cada vez más sensibilizados en el tema y entran a valorar la posibilidad de vender el domicilio familiar para repartirlo entre ambos propietarios (cuando la situación económica lo permite)

A pesar de los años que llevamos de ley del divorcio (desde julio del año 1981), en comparación con otros países, el nuestro todavía es muy “novel” en lo que a crisis familiares se refiere.

Esto explica el porqué no se han corregido todavía esas injustas situaciones que muchos de los padres separados sufren al no poder disponer de una vivienda propia puesto que deben de seguir pagando la hipoteca de una casa en la que siguen viviendo su ex mujer y sus hijos.

 

¿Quién paga la urbanización pendiente?


urbanizaciones pendientes

Las entidades financieras y los inversores interesados en adquirir deuda con garantía hipotecaria, suelos y edificios, nos preguntan quién paga las cuotas de urbanización pendientes y de qué forma afecta a las fincas.

Normalmente, estos activos se han adquirido en un proceso concursal, por dación en pago o tras una ejecución hipotecaria. En este escenario, las preguntas más habituales son: ¿cómo debe calificarse en el concurso el crédito del urbanizador, la junta de compensación o el ayuntamiento?, ¿la ejecución de la hipoteca extingue las afecciones urbanísticas?, ¿el inicio de la vía de apremio por impago de la urbanización puede implicar la cancelación de las hipotecas posteriores?, ¿la responsabilidad del nuevo titular es solidaria o subsidiaria respecto al anterior?, ¿la cancelación registral por caducidad de la afección urbanística extingue la obligación de pagar las cuotas de urbanización no abonadas por el anterior propietario?

Estas cuestiones se formulan porque no está coordinada la normativa urbanística, concursal e hipotecaria, y se puede llegar a conclusiones muy distintas en función del órgano que las aplique. A este respecto, como es tradición en nuestra legislación, en el artículo 16.2 del texto refundido de la Ley de suelo de 2008, se establece que los terrenos incluidos en un ámbito sujeto a transformación urbanística están afectos, con el carácter de garantía real, al cumplimiento de los deberes derivados de su transformación, entre los que se incluye el de abonar las cuotas de urbanización. Además, en su artículo 19.1, se establece que el nuevo titular queda subrogado en los derechos y deberes del anterior propietario.

Por tanto, el pago de las cuotas de urbanización pendientes se caracteriza como una obligación legal exigible al nuevo propietario y su cumplimiento está garantizado con la propia finca.

La cuestión se complica cuando entran en juego la legislación hipotecaría urbanística y concursal, y es la Dirección General de los Registros y del Notariado la que las aplica. En su resolución de 11 de marzo de 2013, ha declarado que si consta inscrita sobre la finca la declaración de concurso del titular registral y la apertura de la fase de liquidación, el Ayuntamiento no puede, al margen del concurso, iniciar la vía de apremio para ejecutar su crédito por impago de la urbanización, por lo que tampoco puede trabar embargo sobre la finca. Además, en su resolución de 1 de octubre de 2013, ha establecido que la afección real de la finca al pago de las cuotas de urbanización surge cuando se inscribe el proyecto de reparcelación y se extingue cuando transcurre su plazo de vigencia de siete años (art. 20 del RD 1093/1997, de 4 de julio). Por tanto, si no hay constancia registral de la afección urbanística ni anotación de embargo durante su vigencia, o si ha caducado la afección, la finca no responderá por el impago de las cuotas de urbanización del anterior propietario.

La Dirección General no soluciona todos los problemas señalados, pero aclara el relativo a la vigencia de la garantía real, esto es, la duración de la afección de la finca al cumplimiento de los deberes urbanísticos. No obstante, no aclara si la caducidad de la afección urbanística conlleva también la extinción de la obligación legal. Esta cuestión es relevante porque se produce en muchos desarrollos en los que la urbanización no ha sido completada por el urbanizador ?que normalmente está en concurso y liquidación?, o está finalizada pero deteriorada, o en aquellos casos en los que la afección urbanística inscrita ha caducado y quedan obras por realizar o abonar.

Es necesario legislar para aclarar el alcance de la subrogación del nuevo adquirente en los deberes urbanísticos pendientes y su tratamiento concursal y registral. El inversor debe tener claro si debe descontar el importe de las obligaciones urbanísticas pendientes, ya que le serán exigibles aunque no consten en el registro, o, en su caso, si no hace falta porque la administración pública será responsable frente al tercer adquirente de cualesquiera obligaciones urbanísticas pendientes de cumplimiento por el anterior titular.

 

Fuente: Francisco Bengoetxea. Socio de Ramón y Cajal Abogados

 

Como pagar menos impuestos en 2014


how_to_pay_your_taxes_onlin

Sólo una buena planificación fiscal nos permitirá pagar menos impuestos en 2014.No debemos olvidar que el año que vienen rendiremos cuentas por los ingresos e inversiones de este año, de forma que la mejor forma de ahorrar en el IRPF no es cumplimentarlo correctamente, que también, sino planificar cómo vamos a pagar menos impuestos. Por fortuna, todavía estamos a tiempo.

Claves para ahorrar en la declaración de la renta y que tienen que ver con las deducciones que podemos practicar en el IRPF:

  • Aportaciones a planes de pensiones: la fiscalidad de los planes de pensiones permite reducir la base imponible del IRPF con las aportaciones que realicemos. Existen unos límites legales en las cantidades a invertir relacionadas con la edad y nivel de ingresos del partícipe. Para los menores de 50 años estos son los 10.000 euros o el 30% de sus ingresos y para los mayores de 50 años los 12.500 euros o el 50% de sus ingresos. En ambos casos se tendrá en cuenta la menor de las cifras.
  • Inversiones en productos de ahorro a largo plazo: la fiscalidad de PPA, PIAS y otros productos de ahorro a largo plazo también es positiva. Así, por ejemplo, los PIAS permiten recudir la base imponible del IRPF con un límite de 8.000 euros en las aportaciones, mientras que los PPA se benefician de la misma normativa que los planes de pensiones.
  • Alquiler y compra de vivienda: el pago del alquiler está sujeto a deducciones en el IRPF. En concreto, se compone de un tramo estatal que permite desgravar el 10,5% sobre una base máxima de 9.015 euros siempre que la base imponible sea inferior a los 24.000 euros. A esta cantidad habrá que sumar al deducción que haya establecido cada comunidad autónoma. Por su parte, la compra de vivienda en 2013 no da lugar a deducción, pero sí las que se realizaron antes del 1 de enero de 2013, que permite deducir el 15% de las cantidades destinadas a la adquisición sobre una base de 9.020 euros.
  • Donativos: la generosidad también renta en el IRPF. El porcentaje a deducir varía entre el 10% y el 30% dependiendo de la actividad de la organización y del tipo de institución del que se trate.
  • Compensar ganancias con pérdidas: un clásico para los inversores, especialmente en bolsa. Consiste en materializar pérdidas para compensar las ganancias patrimoniales que se han obtenido por otros medios. La ventaja es que se pueden compensar pérdidas de ejercicios anteriores durante cuatro años.
  • Ganar menos: quizás sea un poco tarde para algunos, pero ganar menos puede servir para pagar menos impuestos y, dependiendo de cada caso, terminar ganando más a final de año. El truco en este punto consiste en hacer un cálculo aproximado del tramo de IRPF en el que nos tocará tributar y ver si lo alcanzamos sólo por unos pocos cientos de euros, en cuyo caso será mejor ganar algo menos, o si estamos en la parte media del mismo.

Fuente: impuestosrenta.com

 

¿Es mejor testar o donar en vida?


donar en vida

En ambos casos la ley y la carga impositiva es la misma. La diferencia es que, una vez donados los bienes, los impuestos corren a cargo de los receptores. Si no, se pagarán una vez fallecido el propietario. En general resulta más interesante hacer testamento que repartir en vida.

No obstante, es conveniente echar cuentas porque la carga fiscal varía entre comunidades autónomas. E incluso hay quien cambia de residencia fiscal, si bien suele exigirse llevar un mínimo de años para poder acogerse a los beneficios de la comunidad autónoma.

Tratamiento fiscal de los préstamos entre particulares


 

préstamos

Normalmente se piensa que los préstamos en particulares no se encuentran regulados en la legislación y que pueden celebrarse sin rendir cuentas en ningún sitio ni presentar documento alguno. Esta creencia es errónea. Este tipo de operaciones están sujetas a impuestos como si se tratara de un préstamo concedido por una entidad de crédito.

En primer lugar, la constitución del préstamo, independientemente de la naturaleza de los que intervienen, está sujeta al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. El acto está exento del impuesto, es decir, no genera cuota tributaria a pagar, pero hay que presentarlo igualmente. Habrá que identificar a las partes, el importe, los plazos de devolución y la fecha, así como el resto de estipulaciones que entre ambos acuerden.

Dado que el impuesto de TP Y AJD es de gestión autonómica, habrá que atenerse a la normativa de aplicación en función del lugar en que se resida.

En lo que respecta al Impuesto sobre la Renta, el tratamiento del préstamo es también similar al que corresponde a los otorgados por entidades de crédito, por lo que la devolución no se entenderá a título gratuito, sino que tendrá que devengar los intereses de mercado de aplicación en cada momento. La operativa se recoge en el art.40 de la Ley de IRPF: “Si se trata de préstamos y operaciones de captación o utilización de capitales ajenos en general, se entenderá por valor normal en el mercado el tipo de interés legal del dinero que se halle en vigor el último día del período impositivo”.

Cabe la posibilidad de que se admita un préstamo celebrado a título gratuito, sin que exista devengo de intereses. En tal caso, la gratuidad debe acreditarse por cualquier medio de prueba admitido en derecho, según dispone el art. 106 de la Ley General Tributaria. Es el contribuyente el que debe aportar esa prueba, que podrá ser admitida o no por la administración. Según lo establecido en resoluciones de la Dirección General de Tributos, se admitirá como prueba de gratuidad la escritura pública firmada ante notario donde se recoja el carácter no retribuido de la operación.

También es conveniente aportar, en caso de recibir un requerimiento, los justificantes del pago de las cuotas en los que podrá comprobarse que no se han aplicado intereses.

La devolución del préstamo debe ser real y poder probarse. No se admitiría un préstamo formalizado en el que no existe devolución. Es conveniente tener muy en cuenta el cumplimiento de los términos pactados. De lo contrario, podría entenderse como una donación encubierta y los impuestos a pagar serían mucho mayores.

Fuente: http://www.pymesyautonomos.com

¿Se puede saber con antelación si alguien es bueno en la cama?


attraction

En este asunto la sinceridad brilla por su ausencia. Cualquiera diría que es un amante competente.

Así que todo el mundo busca pistas de un modo más indirecto.

Algunas son muy citadas en las encuestas como influyentes a la hora de hacer un casting sexual: la sensualidad de movimientos, tener una conversación divertida, ser amable y empático en el trato – lo que indica que sabrá preocuparse por el placer del otro o bailar bien. Ciertos aspectos físicos como la calvicie, el pelo rojo o los labios carnosos parecen ayudar a ligar por estar supuestamente relacionados con la desenvoltura en la cama.

Pero en realidad la capacidad erótica no depende de ningún factor físico ni psicológico, hobby o habilidad. De hecho, un mismo sujeto se comporta a veces como un gran amante y en otras como un patoso.

Fuente: muyinteresante.com