Si eres tatuador y quieres hacer una exposición fotográfica de tus diseños deber tener el consentimiento de tus tatuados


advocats Terrassa

 

El tatuador, para realizar su exposición fotográfica, deberá obtener el consentimiento de las personas fotografiadas en el que le ceden sus derechos de imagen de forma expresa y por escrito.

De la misma manera, él deberá aportar la máxima información sobre el evento como los datos de los modelos, información sobre el fotógrafo, especificar a sus modelos el trabajo que realizará, el lugar y fecha de la exposición, etc.

El consentimiento de cualquiera de los modelos puede ser revocado en cualquier momento. En el caso de querer exponer fotografías de un menor de edad o incapaces, el consentimiento se prestará por ellos mismos si sus condiciones de madurez lo permiten. En caso contrario, el consentimiento deberá ser mediante escrito por su representante legal, que estará obligado a ponerlo en conocimiento previo del Ministerio Fiscal. Si el Fiscal se opone, será el Juez quien resolverá.

Fuente: ARAG.es

 

 

Anuncios

¿Vulneramos el derecho a la intimidad cuando colgamos fotos de nuestros amigos en las redes sociales?


facebook-timeline-7061330

En el marco del derecho a la Intimidad  Personal y Familiar y la Propia Imagen

Los límites legales establecidos  para no considerar intromisión ilegitima al derecho de la intimidad y a la propia imagen, entre otros,  serían:

  • Que la fotografía sea de una persona con cargo público o notoriedad y se capte en un acto público o en lugares abiertos al público…
  • Que la fotografía sea sobre un suceso público y la imagen de la persona sea accesoria.
  • Cuando está autorizado en una ley y/o  se hubiere otorgado consentimiento expreso.

Entrando a analizar la práctica más habitual en las redes sociales la mayoría de las publicaciones de fotografías, comentarios sobre terceros publicados en las redes sociales son de amigos y/o contactos que no pertenecen al mundo de la proyección pública no cumplen los límites legales arriba indicados.

Una de las confusiones más importantes entre los internautas es en relación a la obtención del consentimiento para colgar fotos de terceros. Es reiterada la jurisprudencia del Tribunal Supremo la que establece que “el consentimiento no  debe ser general, sino que debe versar sobre la obtención de la imagen y sobre la concreta publicación de la misma en un determinado medio”. De forma que el hecho de posar para una foto que te hace un amigo no implica que pueda divulgarla por dónde quiera.

Por lo tanto,  la publicación y divulgación de fotografías de personas sin proyección pública y sin consentimiento previo podría constituir a priori una intromisión ilegitima y si con ello se le causa un daño se podría exigir responsabilidad junto con la correspondiente indemnización.

Siendo la imagen de una persona  es un dato de carácter personal conforme la LOPD, para valorar si el hecho de colgar una foto de un amigo en la playa y subirla a alguna de red social constituye un tratamiento de datos, habrá que determinar previamente si se ha realizado en el marco una actividad exclusivamente personal o doméstica, resultando en ese caso una exclusión en el ámbito de aplicación de la citada normativa.

Se entiende por actividad personal o doméstica “los tratamientos de datos que se inscriben en el marco de  la vida personal o familiar de los particulares” de forma que la finalidad del tratamiento no sea otra que surtir efectos en esos ámbitos.

Si bien es cierto que, en principio, las redes sociales se mueven dentro de una esfera puramente personal, poniéndose en contacto con gente como parte de la gestión de sus asuntos personales el Grupo de Trabajo del Artículo 29[2] en su Dictamen 5/2009 sobre “Las Redes Sociales en Línea” estableció tres excepciones por las que no se aplicaría la referida exención del ámbito de aplicación de la LOPD y se considerarían responsables de tratamiento, los siguientes:

  • El usuario actúe en la Red Social como empresa o asociación.
  • El usuario facilita el acceso a la información más allá de los “amigos” elegidos
  • El usuario no garantice los derechos de terceros en relación a los datos sensibles.

Solo aquel usuario que tenga una lista desmesurada de “amigos” estaría fuera de las excepciones fijadas por el GT29 y en consecuencia estaría sometido  a las obligaciones legales establecidas en la LOPD respecto al tratamiento de datos de terceros.

En consecuencia, llama la atención el convencimiento de la gente al pensar que las relaciones de las redes sociales están al margen de las leyes y se olvida que no se puede imponer a nadie que soporte pasivamente la revelación de datos, fotografías de su vida privada personal.

Fuente: legaltoday.com